El sonido más fastidioso del verano: los mosquitos


¿Cuál es el sonido más fastidioso del verano?


¡Para mí el de los mosquitos!


“Zumbar”, “Zumba”, “Zumbido”.

Qué palabras tan interesantes, parecen géneros musicales.

“Ehí Juan... tocate una Zumba”


He notado que algunos (bastantes) mosquitos están emitiendo menos zumbidos que lo normal, por lo menos aquí en Buenos Aires.

El hecho me desorienta.


Después de unos años viviendo en la Argentina he ampliado la idea que tenía de “mosquito”, tuve que lidiar con la pésima relación que tengo con esta especie: aprendí y acepté que hay mosquitos chiquitos, otros grandes y otros enormes; hay de color marrón, de rayas, grises, algunos rapidísimos, otros lentos y pesados; pero siempre hubo algo que los caracterizaba a todos: ese zumbido fastidioso.


Pero ahora resulta que hay mosquitos que no zumban. NO ZUMBAN.

No se si me explico. No zumban y entonces descubro que "ver" un mosquito y no "escucharlo" me genera el mismo estrés acustico”(o más) que si zumbara.


Eso está desestructurando el sensibilissimo sistema de alarma interno que tenía, y también otro externo: los mosquitos siempre han sido primero un sonido, luego un insecto a quien hay que temerles y por último una picadura fastidiosa (en caso de no lograr auyentarlo o... bueno).


Pero si no suenan cambia todo, estamos perdidos.

Nos están picando sin previo aviso, como espías, como el virus.

Es inadmisible, injusto y sobre todo terrible. Ni Darwin hubiera llegado a tanto y esto va más allá de la barrera del sonido.


Además:

¿De qué sirven que los mosquitos?

Si alguien sabe algo a propósito, por favor que me lo explique, pero de una manera que la pueda entender. Nada de suposiciones o nombres en latín.


Hace un tiempo le pregunté a un veterinario: “¿de qué sirven los mosquitos en la cadena alimentaria de las especies vivientes en el planeta?”; no me supo contestar con precisión, salvo decirme que son uno de los alimentos de otros animales.

Ah bueno...


A pesar de ser felizmente vegetariano desde muchos años, con los mosquitos no puedo controlarme, logran capturar mi completa atención, sea cuál sea la actividad que esté haciendo.

De repente me sale un instinto omicida que pocas veces logro controlar. Me resulta más fácil no liquidar una cucaracha que un mosquito.


En su “Autobiografia de un Yogui”, Yogananda cuenta una anécdota que viene al caso.

Un día le comentó a un Maestro que, estando por matar a un mosquito pudo detener las manos y controlarse subitamente.

Entonces le preguntó qué opinaba de eso que él consideraba una mejoría.

El Maestro le dijo que estaba bien, pero que tenía que seguir trabajando sobre la intención, porque la intención de matar aún seguía teniéndola.


Uff! Nivel alto.

(Dicho de paso: creo que ese libro es la única autobiografía que leí en donde el que escribe no habla de si mismo sino de los demás. Qué extraña autobiografía).


A mí cuando un mosquito logra escaparme de las manos más de tres veces consecutivas, digo: “este es un Fidel”. Hay mosquitos que tienen una habilidad para escapar del enemigo que es magistral. Casi le tengo estima, casi.


Volvemos a los zumbidos ausentes:

Un mosquito que no suena es como un campanario sin campanas, como un mate sin bombilla, como un reloj sin la aguja de los minutos.


Primero la pandemia. Luego el lockdowm. Luego el buque que se trabó en el Canal de Suez, las variaciones del virus, las vacunas que sí y las que no, el verano con 350 grados, los cortes de luz y de agua; ¿y los mosquitos no suenan?.


Solo faltan que vengan los extraterrestres y nos pregunten porqué sobre la Tierra hay tantas personas que escuchan a los Beatles (dilema que comparto totalmente).


Si no recuerdo mal, en la película “Jurassic Park” de Spielberg, es por medio de un fósil de mosquito que extraen el ADN de un dinosaurio.

Seguramente ese mosquito, en sus tiempos gloriosos, rugía como en león.

Familias enteras despertándose en el medio de la noche por un tremendo rugido gritaban asustadas: “Walter, ¿qué fue eso?”; y mientras Walter seguía durmiendo, uno de los hijos mayores, digamos Bart, ese que tenía la piel como la corteza de un árbol, decía con los ojos cerrados: “No, nada, es un mosquito”.


Esos sí que eran mosquitos, verdaderos guerreros con código; como los soldados otomanos que percutían los platillos antes de atacar; como un atletico maya soplando en la flauta de la muerte para aterrorizar las primeras filas enemigas o como un vikingo soplando en un gigantesco carnix de bronce con cara de dragón para que los soldados rivales se mearan en cima.


Esos sí que eran mosquitos, los de una vez, aquellos que antes atacaban la corteza auditiva con ese zumbido inconfundible y luego... y luego... (esta frase no se a dónde va).


No como los de ahora, “poco ruido y muchas noches”, emborrachándose con nuestra sangre en absoluto silencio mientras... mientras tocamos la guitarrita, mientras estamos en una cola espantosa para testearnos con 359% de humedad en el aire, mientras, mientras... mientras la vida pasa en un alboroto de ruidos incorporados.


Si esta es la situación entonces significa que no hay más reglas, ni éticas ni estéticas.

Es como cuando te pican en la planta del pie: eso no se hace, eso es maldad, no es subsistencia.

¿Y en la oreja? Eso es terrible. Que no hay zumbido y te piquen en la oreja es terrible.


A proposito:

una vez, de chico, 6 o 7 años, me entró un insecto en la oreja y quedó atrapado. De veras. No se si fue un mosquito o qué clase de bicho, pero sí recuerdo que el zumbido comenzó a taladrarme el cerebro.

Mi padrino, recién egresado de la facultad de veterinaria, me puso directamente en el oído una especie de lupa microscopica con una luz incorporada y me sacó al bicho.

Quedé anonadado.

¿Habrá comenzado ahí mi problema con los mosquitos?


Y ahora descubro que no son los mosquitos los que zumban, sino las mosquitas, y que es el aleteo que produce dicho sonido.

Mientras los mosquitos van por ahí de hippie entre las flores, las mosquitas "aletean zumbando" en busca de proteínas (en la sangre) para reproducirse.


O sea 1: ¿los mosquitos que no zumban no son los que nos pican?


O sea 2: no escucho, me escucho; una vez más (como siempre).



Y para ti: ¿Cuál es el sonido que más temes durante el verano?


 

Suscríbete al newsletter de Teatrofonia AQUÍ:


Todos los meses envío un mail con links sobre actualidad, artes sonoras, artes visuales, que creo que merece la pena compartir.


Son gratis y cada uno puede darse de baja cuando quiera.


Forza Tuttx

Mirko



Ph: Mirko Subte A, estación "Miserere", BsAs

41 visualizaciones0 comentarios